Etiqueta: Participación

DRP Bibliografía

Categoría: Enfoques
Comentarios: 1 comentario
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

 

Libros

  • Robert Chambers, (1983) Rural Development. Putting The Last First. Londres.
  • Robert Chambers, (1992) Rural Appraisal: Rapid, Relaxed and Participatory. IDS Discussion paper 311. Londres
  • Unceta, Koldo; Yoldi, Pilar (2000) La cooperación al Desarrollo: surgimiento y evolución histórica. Hegoa. España.
  • Miguel Expósito Verdejo (2003) Diagnóstico Rural Participativo, una guía práctica. Centro Cultural Poveda.
  • Paulo Freire (1970) Pedagogía del oprimido. Siglo XXI, Madrid.

Páginas web

  • IDS, Institute of Development Studies. University of Sussex. Eldis.

DRP Para saber más

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

Teoría

Rural Development. Putting the last first.

Robert Chambers 1983. Ed. Longman. PDF descargable en Inglés del capítulo 1.

Libro de aproximación teórica al enfoque.

Rural Appraisal: Rapid, Relaxed and Participatory.

Robert Chambers 1992. IDS Discussion paper 311. PDF descargable en Inglés.

Libro teórico en el que el autor explica a fondo el enfoque y analiza 10 años después de su creación la evolución, viabilidad, límites, peligros y potencialidades del DRP.

Manuales prácticos

Diagnóstico Rural Participativo, una guía práctica.

Miguel Expósito Verdejo. Centro Cultural Poveda.2003. PDF descargable en Castellano.

Manual práctico completo y muy gráfico de aplicación del DRP conteniendo gran cantidad de herramientas.

80 herramientas para el desarrollo participativo.

Geilfus, Frans. IICA. 1998. PDF descargable en Castellano.

Manual con 80 herramientas para la realización de diagnóstico, planificación, monitoreo y evaluación partipativas.

Manual de Saneamiento Total liderado por la comunidad.

Kamal Kar and Robert Chambers. Institute of Development Studies, University of Sussex. PDF descargable en Castellano.

Manual de aplicación de la metodología CLTS de saneamiento rural. Un buen ejemplo de adecuación de la metodología DRP a un caso específico.

Maletín de campo. Guía práctica para la capacitación y facilitación en procesos grupales.

Cristina Carles Medarde y Miguel Expósito Verdejo. VETERMON. 2006. PDF descargable en castellano.

Manual para facilitadores de DRP.

Videos

Pasos diagnóstico.

REDINFOR Peru.Video Youtube 4 minutos.

Breve descripción de los pasos que se deben de seguir antes de realizar un diagnóstico citando algunas herramientas.

 

DRP Casos prácticos

Categoría: Enfoques
Comentarios: 1 comentario
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

 

Almanario. El almanario es una metodología que facilita la gestión participativa de proyectos por parte de las comunidades rurales de Guatemala. El Almanario fue desarrollado por el Small Grant Programme Guatemala, programa enmarcado dentro del UNDP.

CLTS. El Community-Led Total Sanitation (CLTS) es una metodología participativa de saneamiento rural que permite a las comunidades eliminar la defecación al aire libre. La metodología fue creada en el año 2000 por el consultor Kamal Kar junto con la ONGD VERC y aplicada por primera vez en Bangladesh.

PRO. El Proceso de Revisión Organizativa (PRO) es una metodología de mejora organizativa para ONGD y Organismos internacionales de Desarrollo que permite a las organizaciones realizar un diagnóstico interno, planificación y ejecución de acciones de mejora en el interior de la propia organización. Fue creada en 2009 por Iván Cuesta y Juan Manuel Rodilla investigadores de la Univesidad Politécnica de Valencia.

  • Enlace al caso práctico PRO en este Portal

DRP ¿Qué no debo olvidar?

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

 

  • Para que los participantes no sean excluidos, es importantes evitar la escritura siempre que sea posible en las dinámicas participativas utilizando objetos comunes a los participantes, realizando mapas con semillas, hojas, piedras y palos, utilizando pizarras o el propio suelo, realizando dibujos, etc.
  • El DRP debe ser un proceso por, para y, en la medida de lo posible, llevado por la comunidad. Si está dirigido por una persona externa persiguiendo los intereses de su organización u ONG se convertirá más en un proceso para legitimar los proyectos de la propia ONG que no para empoderar a la comunidad.
  • Es importante que el proceso consiga objetivos tangibles para la comunidad. Las espectativas que se creen en las comunidades con el proceso pueden ser muy grandes y pueden generarse grandes decepciones dado que a veces es dificil cuantificar y valorizar el empoderamiento obtenido si no se consigue nada tangible. Por lo tanto es importante que al final del proceso traiga la consecuación de al menos algún objetivo desarrollado conjuntamente el cual pueda convertirse en símbolo de la acción y el trabajo conjunto de la comunidad. Este objetivo puede definirse fácilmente en la fase de diagnóstico.
  • Evitar formalismos. Deben evitarse las actitudes de formalidad y excesivamente protocolarias. Llevar un traje en una comunidad rural no es símbolo de profesionalidad sino que establecerá una distancia insalvable entre los habitantes y el visitante. Lo mismo sucede si la interacción de los dinamizadores se limita a los talleres y reuniones formales con los diferentes actores de la comunidad. La mejor forma de conocer una realidad es interaccionar con ella en espacios informales, por ello la observación participativa en trabajos grupales, comidas, partidos de futbol, conversaciones casuales, etc. nos aportará importantes insumos y nos permitirá acercarnos a la realidad de la comunidad obteniendo así informaciones alejadas del “discurso oficial”.
  • Triangular información. Cuando deseemos conseguir información al respecto de un aspecto en particular deberemos consultar a diferentes actores distintos implicados en este tema. Tan solo observando un aspecto desde diferentes ángulos conseguiremos información fidedigna y podremos hacernos una idea acertada de su complejidad.
  • En la medida de lo posible se minimizará la presencia de personas externas en la comunidad durante el proceso. Muchas aplicaciones de DRP específicas utilizan la formula del “dinamizador interno” para llevar a cabo el proceso. En estos casos una o varias personas de la comunidad son formadas para dinamizar el proceso con anterioridad y lanzan el proceso de manera autónoma, mientras los financiadores se limitan a realizar meras visitas de supervisión [Ver caso práctico: Almanario]. La fórmula de dos personas dinamizando el proceso, una interna y otra externa, puede ser interesante cuando el proceso no pueda ser llevado directamente por alguien de la comunidad [Ver caso práctico: PRO].

DRP Herramientas para aplicarlo

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

En el DRP se pueden utilizar una enorme cantidad de herramientas. Lo mejor es desarrollar para cada caso específico una nueva metodología de DRP escogiendo para ello las herramientas que mejor se adapten al contexto específico del caso o a las temáticas que vayamos a abordar durante el proceso.

El listado de herramientas que os ofrecemos a continuación ha sido extraídos de los manuales: “Diagnóstico Rural participativo, una guía práctica” y “80 herramientas para el desarrollo participativo” que podéis encontrar en la sección DRP Para saber más de este artículo.

Entre las herramientas que más frecuentemente utiliza el DRP se encuentran:

Técnicas de diálogo y observación

  • Observación participativa
  • Entrevista semiestructurada

Mapeo

Calendarios

Análisis de género

  • Reloj de actividades
  • Uso del tiempo
  • Distribución de tareas
  • Toma de decisiones

Análisis de problemas y soluciones

Planificación

  • Lluvia de ideas
  • Matriz de plan de acción
  • Matriz de toma de responsabilidades

Seguimiento y evaluación

  • Matriz de cumplimiento de tareas
  • Talleres de devolución de resultados

DRP metodología

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

El DRP es una metodología flexible que debe ser adaptada a cada caso específico, no existiendo una metodología estricta que puede ser seguida al pie de la letra sino unos pasos generales orientativos y una batería de herramientas que deben es escogidas y adecuadas en cada situación.

Los pasos previos que deberían ser seguidos para la realización de un DRP (Verdejo, 2003) son:

  1. Fijar el objetivo del diagnóstico
  2. Seleccionar y preparar el equipo facilitador
  3. Identificar participantes potenciales
  4. Identificar las expectativas de los y las participantes en el DRP
  5. Discutir las necesidades de información
  6. Seleccionar las herramientas de investigación
  7. Diseñar el proceso de diagnóstico

De cara a la implementación y la preparación de la metodología es interesante tener en cuenta unas fases que nos ayudarán a desarrollar nuestra propia metodología y a elegir las herramientas adecuadas sin olvidarnos de ningún paso. Todas las fases no tienen el mismo tamaño pero cada una guarda gran importancia en si misma, por lo que es conveniente diferenciarlas:

1. Fase estudio

Fase inicial del DRP. En ella la población local realizará un estudio de las características de la comunidad y la realidad en las que está enmarcada. En esta fase los dinamizadores utilizarán mayoritariamente las herramientas de Observación Participativa, Entrevistas, Mapeo, Calendarios, etc. tratando de obtener información que caracterice a los actores involucrados, a la comunidad, a su entorno, etc.

2. Fase diagnóstico

En este segunda etapa se identificarán los problemas a los que se enfrenta la comunidad así como sus potencialidades y amenazas, priorizando los problemas en función de las preferencias de la comunidad. Por ello en esta fase pueden utilizarse las herramientas DAFO, entrevistas semi-estructuradas con informantes clave, Árbol de problemas y matrices de priorización de problemas.

3. Fase conexión

En esta fase se realizará se realizará la conexión entre los problemas identificados en la fase de diagnóstico y las realidades en la que están enmarcados tratando de comprenderlos para posteriormente pasar a definir las acciones específicas del proyecto de mejora. En esta fase se desarrollarán herramientas de Lluvia de ideas, Identificación de soluciones locales, Matriz de plan de acción y matriz de toma de responsabilidades.

4. Fase implementación

En esta última fase se desarrollarán las acciones planificadas en la fase de conexión y se mapeará que los realizando reuniones periódicas de supervisión. En esta última fase se utilizarán Matrices de cumplimentos de tareas y talleres de devolución de resultados.

En la sección de Casos prácticos de este artículo podéis encontrar ejemplos específicos de aplicaciones del DRP a diferentes acciones de desarrollo y las metodologías que utilizan.

 

DRP antecedentes y contexto

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

El DRP surge en los años 80 y su creación se atribuye al esfuerzo del investigador Robert Chambers del IDS (Institute of Development Studies) y de diferentes profesionales locales del desarrollo que aplicaron la metodología en África e India ayudando así a enriquecer el enfoque. El DRP está influenciado, entre otras, por las siguientes corrientes:

  • La Educación Popular inspirada por la obra de Paolo Freire (1967) Pedagogía del Oprimido que le aporta al enfoque la concepción teórica de que el proceso tiene el objetivo último de empoderar a los participantes y que el dinamizador/a es un/a mero/a catalizador/a del proceso.
  • El Diagnóstico Rural Rápido (DRR) es un enfoque que precede en el tiempo al DRR y que se compone de una serie de métodos y técnica participativas utilizadas para desarrollar un diagnóstico de la situación en una determinada zona o población. El DRR comparte gran parte de técnicas y procesos con el DRP, aunque el objetivo del DRR se limita al levantamiento de información para la obtención del diagnóstico mientras que el DRP pretende que sea la propia población local la que realiza el diagnóstico y posteriormente se convierten en el motor del cambio.
  • El Análisis de Sistemas Agroecológicos (ASA), método de análisis medioambiental que aportó al DRP herramientas de análisis agrícola y ambiental tales como transectos, perfiles geográficos, mapas informales, diagramas de flujo y causales, calendarios estacionales, diagramas de Venn o líneas del tiempo.

Durante los años 70 los diagnósticos que se realizaban se basaban en métodos tradicionales de investigación como la utilización de cuestionarios y el levantamiento de gran cantidad de datos con una limitada participación de los beneficiarios. Este tipo de diagnósticos generaban un alto grado de insatisfacción debido a que por un lado eran gigantescas recopilaciones de datos difíciles de gestionar y analizar y por otro eran muy poco adecuados a las necesidades de las poblaciones implicadas.

Es por ello que se comenzó a experimentar con metodologías, como el DRR, que perseguían la obtención de la información de manera participativa con las poblaciones locales basándose en técnicas mucho mas sencillas, como talleres, entrevistas u observación participativa. Los informes de estas nuevos enfoques resultaron mucho mas escuetos, rápidos y económicos de obtener pero mas adecuados a su propósito a la par que mas cercanos a las necesidades reales de los participantes.

El DRR resultaba una metodología muy adecuada para la realización de diagnósticos previos a la ejecución de proyectos pero, sin embargo, insuficiente para dotar de sostenibilidad a los proyectos realizados. La población local no entendía ni incorporaba los proyectos como propios, ni por otra parte se conseguía desarrollar las capacidades de los grupos participantes. Es por ello que del concepto del DRR se migró al DRP que incorpora la idea de empoderamiento de la comunidad en base a su participación en todas las fases del proceso emprendido. Los proyectos pasan de ser un elemento externo a la comunidad, impulsado por un agente foráneo, a ser una consecución de la propia población que realiza el diagnóstico, realización, seguimiento y evaluación del proceso, con el consiguiente empoderamiento resultante.

Desde su creación a principios de los 90 el enfoque ha tenido un enorme éxito y atención aplicándose por numerosas ONGD, organismos internacionales, gobiernos y universidades. En sus origenes se utilizó mayoritariamente en Asia y África para pasar a implantarse posteriormente en países de todo el mundo, en la actualidad muchas ONGD del Norte han comenzado a utilizarlo en procesos de desarrollo en proyectos de pobreza urbana. Su utilización flexible ha permitido su aplicación a muy distintas temáticas: El análisis de género, desarrollo de la proyectos medioambientales, saneamiento rural, sensibilización y prevención contra el SIDA, resolución de conflictos, establecimiento de derechos indígenas, analfabetismo, etc.

La FAO ha sido una de las organizaciones de NNUU que mas ha utilizado la metodología y en su Depósito de documentos On-Line pueden encontrarse gran número de manuales de DRP y casos prácticos.

 

DRP ¿En qué consiste?

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 9 marzo, 2011

Índice

El Diagnóstico Rural Participativo es un enfoque que aglutina diferentes metodologías y herramientas que permiten a la población local expresar y analizar sus propia realidad para posteriormente pasar a determinar sus prioridades y planificar acciones específicas de mejora que ellos mismos supervisarán y evaluarán.

El enfoque permite que las comunidades consigan un conocimiento profundo de su propia realidad originando un proceso empoderador que desarrolle sus capacidades en base al trabajo de planificación, supervisión y evaluación del proyecto. Por ello el enfoque pone énfasis en que durante el proceso tengan voz las personas mas desfavorecidas y que el dinamizador sea un mero catalizador del proceso, convirtiendose la comunidad en gestora de su propio desarrollo.

Los principios fundamentales del enfoque son:

  • Las personas de la comunidad analizan su propia realidad mediante metodologías participativas, realizando un diagnóstico en base a sus propios conocimientos.
  • La información obtenida se utiliza para crear el diseño, ejecución, seguimiento y evaluación del proyecto de desarrollo.
  • El objetivo del proceso completo, no es simplemente la consecución de acciones concretas de desarrollo, sino el empoderamiento resultante en el grupo participante.

El DRP fue creado en los años 80 y, pese a lo que indica su nombre, no se trata tan solo de la realización de un diagnóstico tal como sucedía con su predecesor, el Diagnóstico Rural Rápido (DRR), sino que implica un proceso de aprendizaje y desarrollo por parte de la comunidad, siendo el diagnóstico tan solo una de sus primeras etapas.

El termino “rural” de su nombre tampoco responde a sus aplicaciones actuales. La metodología ha evolucionado desde su aplicación original en ámbitos rurales hasta aplicaciones actuales en zonas urbanas o específicas en el interior de organizaciones o grupos humanos. En la actualidad se aplica por diferentes ONGD y Organismos Internacionales en ámbitos y acciones de desarrollo muy diferentes: desde el saneamiento, a la prevención del VIH, la resolución de conflictos, el análisis y mejora de barrios marginales, etc.

El enfoque no posee una metodología estricta y cerrada. Se compone de un gran número de herramientas participativas, incluyendo dinámicas grupales, debates, muestreo, talleres participativos que se deben combinar para obtener en cada caso una metodología adecuada a cada contexto, realidad y proyecto específico.

Dos aspectos se demuestran de vital importancia durante el desarrollo del proceso. La triangulación de la información y entender el enfoque como un proceso de autoaprendizaje durante el cual el proceso toma autonomía propia y evoluciona según las propias necesidades de los participantes y los aprendizajes que el proceso acaba generando.

Las características que definen en mayor medida al enfoque son:

  • El DRP obtiene información directa de la comunidad. Por ello el proceso completo debe realizarse físicamente en la comunidad y contando con su completa participación. Cada nuevo resultado del proceso debe ser contrastado con los participantes, ayudando así a generar el paso siguiente del proceso. Solo de esta forma puede convertirse en un proceso de autoaprendizaje. Por contra, mediante reuniones periódicas y visitas de campo esporádicas no puede realizarse una metodología de este tipo.
  • La información obtenida en el diagnóstico será utilizada para crear el diseño, ejecución y seguimiento del proyecto de desarrollo. Las múltiples herramientas del DRP permiten obtener la información de diferentes fuentes y de manera pluridisciplinar, lo que finalmente facilita la triangulación de la información.
  • El diagnóstico no debe contener gran cantidad de información difícil de gestionar. Debe resultar rápido, escueto y no requerir de grandes recursos, pero siendo asimismo muy adecuado a la realidad de la comunidad. Su propósito es que las personas de la comunidad discutan sobre los problemas a los que se enfrentan, que el equipo facilitador comprenda la realidad en la que se desarrolla el proceso y que juntos se propongan posibles acciones y soluciones a los problemas y acciones de mejora.
  • El objetivo del proceso es generar empoderamiento en los participantes. Esto solo puede conseguirse cuando el proceso realmente esta llevado por la comunidad. Si la totalidad de la comunidad no participa, si la dirección del proceso recae por completo en un dinamizador externo o si la comunidad participa parcialmente en el proceso, el proyecto no acabará siendo incorporado como propio, las acciones tomadas serán abandonadas en el futuro y el empoderamiento no será efectivo.
  • La metodología da una importancia mayúscula a la inclusión en el grupo de todos los actores implicados en el desarrollo de la comunidad, con especial atención a la participación de las mujeres y de los grupos más desfavorecidos. Esta mezcla permite la aparición de diferentes percepciones durante el proceso. Estas diferencias deben hacerse visibles y generar procesos de empatía y comprensión mutua entre los actores.
  • El DRP implica un cambio en la concepción clásica de la figura del investigador como “la persona que sabe”. El DRP implica que el grupo local es “el que sabe” y valoriza los conocimientos de la comunidad. El investigador se convierte en un mero dinamizador que se embarca en un proceso de aprendizaje conjunto con la comunidad, respetando en todo momento la cultura y sabiduría de la comunidad.
  • Es importante que las técnicas utilizadas sean visuales y en ellas participen todos los presentes. Las herramientas visuales permiten la participación de personas iletradas que normalmente se encuentran entre los más desfavorecidos y en muchos casos son los más reacios o se sienten menos legitimados a expresar sus opiniones en público.
página 1 de 1

Bienvenido , hoy es Jueves, 19 septiembre, 2019