Etiqueta: Marco lógico

Almanario Bibliografía

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 18 junio, 2011

Índice


Artículos

Tesinas de master

  • Fariñas, S. (2010) El enfoque Almanario como catalizador para el desarrollo de las capacidades colectivas y el fortalecimiento de la agencia fuerte. Estudio de caso en el contexto indígena de Sipacapa, Guatemala. UPV. Valencia
  • Pellicer, V. (2010) Tejiendo redes de electrificación rural en Guatemala. UPV. Valencia.
  • Rivera, A (2003). “Almanario: instrumento del cambio social en las comunidades pobres de Guatemala”, Guatemala

Proyectos Fin de Carrera

Almanario Para saber más

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 18 junio, 2011

Índice

Teoría

Facilitando la inclusión social: proyectos agroecológicos en comunidades rurales de Guatemala.

Murga, O. (2008) Leisa, revista de agroecología. Diciembre 2008. PDF descargable en castellano.

Artículo de aproximación teórica al enfoque.

Almanario: instrumento del cambio social en las comunidades pobres de Guatemala

Rivera A. (2003)

Libro explicativo del enfoque y escrito por uno de los creadores del Almanario y miembro del Comité Directivo Nacional de Guatemala.

El Almanario: Metodología de autogestión de proyectos y su capacidad para mitigar las desigualdades de género en comunidades indígenas y rurales de Guatemala

López E. (2009). Cuaderno de investigación nº 4. Grupo de Estudios en Desarrollo, Cooperación y Ética de la UPV. PDF descargable en castellano.

Trabajo de investigación fundamentado en un trabajo de campo de 4 meses y que tiene por objeto el estudio de las medidas de género incorporadas en el enfoque Almanario.

El enfoque Almanario como catalizador para el desarrollo de las capacidades colectivas y el fortalecimiento de la agencia fuerte. Estudio de caso en el contexto indígena de Sipakapa. Guatemala.

Fariñas S. (2010)

Tesina de investigación fundamentada en un trabajo de campo de 4 meses y que tiene por objeto el estudio de las capacidades colectivas y la agencia fuerte, como consecuencias de la aplicación del enfoque Almanario.

Páginas web

Programa de las Pequeñas Donaciones Guatemala

Página web del Programa Pequeñas Donaciones en Guatemala.

Información general sobre el PPD y sobre los proyectos que se desarrollan con la herramient Almanario.

Videos

Almanario, metodología de gestion de proyectos GEF-PPD Guatemala

Video de 10 minutos sobre el Almanario y la capacitación a las promotoras comunitarias

 

Almanario Casos prácticos

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 18 junio, 2011

Índice

 

Almanario Aplicación de un caso práctico del enfoque Almanario en el suroccidente de Guatemala (Sipakapa, departamento de San Marcos). El almanario es una metodología que facilita la gestión participativa de proyectos por parte de las comunidades rurales de Guatemala. El Almanario fue desarrollado por el Small Grant Programme Guatemala, programa enmarcado dentro del UNDP.

Almanario Herramientas

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 18 junio, 2011

Índice

La metodología del Almanario se sustenta en dos tipos de herramientas fundamentalmente:

  • En primer lugar en una herramienta física del mismo nombre que la metodología llamada Almanario y que se utiliza como hilo conductor de del proceso.
  • De una batería de dinámicas y herramientas participativas de diagnóstico y seguimiento de proyectos en las que son formadas las promotoras con el fín de implementarlas con el resto de la OCB durante la planificación y desarrollo del proyecto.

La herramienta Almanario

Imagen de las dos piezas del Almanario

La herramienta Almanario de planificación y seguimiento consiste en dos blocks de cartulinas plastificadas con de 26 páginas  de 56 x 43 cm. El propósito de la herramienta es dar apoyo a las diferentes fases del proceso ilustrando y recopilando la información de todos los talleres y decisiones que la comunidad realice durante el desarrollo y seguimiento del proyecto.

El primero block se utiliza durante la fase de diagnóstico del proyecto con el objetivo de diagnosticar la situación socio-ambiental de la comunidad y el segundo block se utiliza durante la fase de planificación y seguimiento con el fin de realizar la planificación mensual del proyecto, su formulación  y el posterior seguimiento del proyecto.

Esta herramienta de diagnóstico y planificación está orientada a las capacidades de lectoescritura de la población local, y por tanto su formato reúne las siguientes características:

  • Tamaño A2 (formato muy grande para rellenar entre todos)
  • Vocabulario sencillo y explícito
  • Letras grandes
  • Pedagogía del color (columnas por colores para relacionar conceptos)
  • Dibujos y viñetas adaptados al contexto local
  • Rellenarlo a lápiz (posibilidad de borrar y reescribir)

Las cartulinas grandes permiten que puedan visualizarlas al mismo tiempo varias personas, ponerse a su alrededor, leer las preguntas y observar las imágenes (las cuales deben estar adaptadas al contexto de la OCB, como los trajes típicos, los cultivos tradicionales, etc.). Las preguntas están siempre formuladas en plural, son sencillas y adaptadas a personas con baja capacidad de lectoescritura, para facilitar la participación de todos los miembros, independientemente de su grado de formación académica. Existen varios espacios del Almanario donde consta que toda la comunidad ha estado presente durante la fase de cumplimentación, como las firmas o huellas, y las fotos de la comunidad.

Para mayor información sobre la herramienta y su metodología específica y ejemplos de sus páginas interiores, consultar la herramienta almanario en la sección Herramientas de este portal.

Herramientas de diagnóstico y seguimiento del proyecto

Durante el proceso completo de desarrollo de un proyecto mediante la metodología Almanario, las OCB que desarrollan el proyecto utilizan técnicas y herramientas de diagnóstico y seguimiento del proyecto propias del Diagnóstico Rural Participativo. Las promotoras de las OCB son formadas durante las capacitaciones para la realización de estas dinámicas tanto en la fase de Diagnóstico Comunitario como en la de Cronograma, Planificación y Presupuesto. Podeis consultar estas herramientas própias del DRP en el enfoque DRP o en la sección Herramientas de este mismo portal.

 

Almanario ¿Qué no debo olvidar?

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 18 junio, 2011

Índice

 

Puntos clave a tener en cuenta

  • Adaptación a la realidad y necesidades del contexto rural en el que se esté trabajando
  • Adaptación de la herramienta a personas con baja capacidad de lectoescritura: formato grande, lenguaje familiar, código de colores, dibujos, etc.
  • Acentuar la importancia de la presencia de la mujer en puestos claves como el de la promotora; o los cargos de la junta directiva.
  • Redistribución de los roles como requisito necesario:
    • En referencia al rol reproductivo de la mujer, plantear la figura de una niñera en los talleres y formaciones. Las niñeras remuneradas permiten a las mujeres participar en los talleres sin tener que ocuparse de sus hijos durante las dinámicas, y visibiliza la importancia del trabajo reproductivo ante ellas mismas y ante los hombres.
    • Las visitas a la ciudad de las mujeres durante períodos de 2-3 días plantea la posibilidad de que sean los hombres quienes queden al cargo de los niños.
  • Realismo del planteamiento y de los objetivos a alcanzar.
  • Posible sesgo de los proyectos, que pueden acabar adaptándose a las líneas prioritarias del ente financiador.

 

Consejos para la aplicación

  • Realización de capacitaciones en género y autoestima.
  • Obligatoriedad de la creación de una junta directiva, con una conformación mixta o exclusivamente femenina.
  • Participación de todos los miembros de la OCB en las fases II y III (diagnóstico, planificación y cronograma).
  • Realización de reuniones periódicas entre los miembros de la comunidad. La evidencia de dichas reuniones se puede mostrar a través de un acta firmada por los participantes (figura del secretario/secretaria).

 

Principales dificultades en la aplicación

  • Accountability: El enfoque implica rendición de cuentas (accountability) desde la OCB a la propia OCB, y de la OCB al ente financiador. En esta segunda modalidad, se incluyen la elaboración de informes, la preparación de la clausura del proyecto donde se muestran los logros alcanzados, etc. A pesar de esto, el enfoque ha de ampliar en el futuro las herramientas y espacios de accountability a los miembros de la OCB que no participan en el proyecto financiado, aspecto no tenido en cuenta hasta la fecha.
  • Autogestión comunitaria: La propia fortaleza del enfoque, es decir, la gestión autónoma del diseño e implementación del proyecto por parte de las OCB, implica la amenaza de no cumplir las expectativas de desarrollo humano y sostenible en caso de haber una mala gestión por parte de las personas copartícipes.
  • Evaluación: La última fase de interconexión entre financiador y copartícipe es el momento de la clausura e inauguración del proyecto, pero no existe una evaluación a posteriori, al cabo de un período de tiempo, que permita conocer cuáles han sido los resultados alcanzados en el medio y largo plazo, o cuáles los problemas encontrados.
  • Fondos limitados: Los fondos destinados al programa representan una cantidad cerrada y limitada a cada comunidad, hecho que propicia un límite del número de miembros que conforman una OCB. En una misma comunidad, pueden haber personas que no se beneficien del proyecto por no poder formar parte de la OCB, si ésta ya es demasiado numerosa.
  • Poderes ocultos: El enfoque también habrá de prestar especial atención a la realidad del cambio de roles de poder en la comunidad, en especial en lo que respecta a mujeres y hombres. En caso que este aspecto no sea tenido en cuenta, se corre el riesgo de que a través del poder oculto, el poder asociado a los roles existentes de forma previa al proyecto, se mantengan y perpetúen.
  • Sesgo de proyectos: En el momento de análisis de las distintas propuestas presentadas se debe tener en cuenta que la presentación de un proyecto centrado en una temática u otra no siempre dependerá exclusivamente de las necesidades prioritarias de la OCB, como sería deseable, sino que también estará influenciado, cuando las personas copartícipes conozcan el programa a priori, por aquellas áreas temáticas que el ente financiador y/o el gestor esté más interesado en subvencionar.

Almanario Metodología

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 16 junio, 2011

Índice

 

La metodología del Almanario se basa en una serie de fases a lo largo de las cuales las OCB van aprendiendo a formular bajo el lenguaje de Marco Lógico Simplificado. Guiadas por la promotora (miembro de la OCB que es capacitada por la oficina financiadora y que coordina el proceso en la comunidad) van tomando decisiones comunitarias sobre las estrategias de desarrollo de su proyecto, justificando dichos avances ante la organización financiadora. Todo ello irá englobado, en todo momento, bajo un contexto de continuo aprendizaje mutuo, percepciones de género, desarrollo de la autoestima, participación de todos los miembros, fortalecimiento de la organización comunitaria y empoderamiento tanto a nivel individual como colectivo.

Actores involucrados

Los actores implicados en el desarrollo de la metodología en el caso de Guatemala se presentan a continuación:

Ente financiador / gestor

Gestiona el dinero destinado a los proyectos de desarrollo.

Gestiona las solicitudes presentadas a las convocatorias.

Vela por la calidad en la ejecución de los proyectos aprobados.

Responde ante el ente financiador y al ente administrativo.

Descarta, en una primera fase de selección, a aquellas propuestas de proyecto presentadas a la convocatoria que no se adapten a sus líneas estratégicas y/o concepción del desarrollo; y a aquellas con un grado bajo de participación entre los copartícipes.

En algunos casos en ente finaciador (que provee de fondos para los proyectos) y el gestor (que selecciona los proyectos a financiar y los supervisa) pueden ser organismos distintos.

OCB

Decide presentar su proyecto a la convocatoria de proyectos del ente financiador.

Se capacita utilizando el Almanario como herramienta de planificación y seguimiento en la ejecución de proyectos.

Ejecuta el proyecto en base al financiamiento otorgado.

La persona que representa a la OCB es la promotora (Mujer de la OCB seleccionada por el ente financiador para recibir formación en talleres de formulación y seguimiento de proyectos y ser la responsable de desarrollar el proceso del Almanario en su OCB durante toda la duración del proyecto). Ella, junto con otra acompañante o promotora auxiliar (Segunda mujer de la OCB que recibe la formación de promotora y la sustituye en el proceso en caso de cualquier problema) se forma en las capacitaciones para aprender a utilizar la herramienta Almanario para la formulación del proyecto, así como en capacitaciones posteriores para aprender a manejar cheques y facturas y para aprender a redactar informes de seguimiento.

Dentro de la OCB, se elige una Junta Directiva, la cual apoya a la promotora en sus tareas a la vez que sirve como mecanismo de transparencia de cara a la comunidad. Esta Junta Directiva está formada por:

- Presidente/a

- Vicepresidente/a

- Tesorero/a

- Secretario/a

- Vocal 1

- Vocal 2

- Vocal 3

El resto de los miembros de la OCB son también responsables del desarrollo del proyecto, y participan en todas sus fases.

Agentes externos

Otros actores que también participan de manera puntual en alguna fase del proyecto, como pueden ser:

- Municipalidad o gobierno local donde se encuentra la OCB

- Otras comunidades cercanas

- Capacitadores/as, Técnicos/as que realizan formaciones puntuales en las OCB

- Comerciantes, proveedores de materiales para el proyecto

- Bancos y entidades financieras

- Cualquier otra persona o empresa prestadora de servicios al proyecto

Actores involucrados en la metodología Almanario

 

Descripción de cada fase del proceso

Fase 0. Comunicación de interés

En esta primera fase la OCB comunica su interés en participar en la siguiente convocatoria que presente el órgano financiador.

Para dicha ocasión, la OCB debe de haber elegido previamente a dos mujeres de la comunidad, la promotora, que ejercerá como representante de la OCB, y una segunda mujer, que acompaña a la promotora y se forma a la vez a través de las capacitaciones. En caso que la promotora abandone el proyecto o el cargo, ella será la nueva promotora. El único requisito es que ambas sepan leer y escribir. En este paso se inicia el camino hacia un cambio en la percepción de las relaciones de género intracomunitarias, pues por primera vez se le cede a la mujer unos espacios y una responsabilidad que hasta el momento podía haber sido sólo cuestión de hombres.

Fase I. Diagnóstico comunitario y primera preselección

La primera capacitación de todo el proceso es a nivel comunitario, para todas las OCB que se presentan a la convocatoria. Ésta, se realiza durante 2-3 días en la ciudad donde tenga la sede el ente financiador, y a ella acuden la promotora y una acompañante de cada comunidad candidata. En este primer contacto con las OCB, se capacita a las dos mujeres para rellenar la primera parte del Almanario, “El Diagnóstico Comunitario”.

Tras esta capacitación la promotora y su acompañante se reúnen con la OCB y realizan los correspondientes talleres para identificar y priorizar los problemas de la comunidad, usando como herramienta el Almanario, que será posteriormente entregado por la comunidad a la oficina financiadora.

Transcurrido un mes desde la entrega, la OCB acude a la oficina de la organización financiadora para revisar conjuntamente y modificar, si procede, el Diagnóstico Comunitario. Llegado a este punto, el organismo financiador realiza una visita de campo a la OCB para conocer al grupo y su nivel de organización y participación. Posteriormente, y con ayuda del Diagnóstico Comunitario presentado por la OCB y a la visita de campo se procede a la primera preselección en la que se descartan aquellas comunidades cuyo planteamiento del proyecto no encaje con los principios de desarrollo del ente financiador, o a aquellas que no hayan demostrado una efectiva participación comunitaria.

Fase II. Cronograma, presupuesto y segunda preselección.

La promotora y acompañante de las comunidades que pasan la primera preselección acuden de nuevo a la ciudad para asistir a la segunda capacitación comunitaria, en la que se les enseña cómo rellenar el documento “Cronograma, Planificación y Presupuesto”, que es la segunda parte del Almanario, referente a la planificación del proyecto (actividades, indicadores, hipótesis, posibles problemas, cronograma y presupuesto). Tras esta segunda capacitación, las dos mujeres llevan a cabo en sus comunidades los talleres participativos necesarios para completar esta fase. Este documento es posteriormente entregado al organismo financiador. Tras una segunda visita de revisión en la que la OCB acude a las oficinas de la organización financiadora, se procede a la segunda preselección, eliminando en este caso a las comunidades que presentan un proyecto incompleto o mal formulado.

La selección final de proyectos es conveniente que venga realizada por un Comité de expertos en distintas disciplinas, externos al ente financiador, quienes tras evaluar los proyectos deciden cuales serán financiados en base a la cuantía de la que se disponga en la convocatoria. La existencia de este comité asegura transparencia en la elección de proyectos y una visión pluridisciplinar en el proceso de selección.

Fase III. Implementación, y clausura

Una vez adjudicado el proyecto, de nuevo la promotora y su acompañante reciben una tercera formación para aprender a manejar cheques, recibos y facturas. Tras adquirir dicho conocimiento y posteriormente a la creación de una cuenta bancaria por parte de la OCB se cobra el cheque con el importe del proyecto y se inicia la ejecución del proyecto.

Tanto a los 6 meses de duración como transcurrido un año, se deben elaborar informes de seguimiento que se entregan en la oficina de la organización financiadora. Estos informes son usados por el ente financiador como material para la supervisión y evaluación de los avances del proyecto. A su vez, deben servir para que la entidad financiadora y/ o gestora conozca con mayor profundidad la realidad a la que se enfrentan los grupos financiados.

Una vez acabado el proyecto tiene lugar el acto de clausura, que se desarrolla en la comunidad y al que acude el coordinador y otros miembros de la organización financiadora, así como miembros de comunidades cercanas interesados en conocer los resultados del proyecto, sirviendo como plataforma para la divulgación del programa hacia otras comunidades. Este acto cobra vital importancia, ya que implica el reconocimiento a las personas de la OCB por el trabajo realizado, la unión de esfuerzos, el avance hacia una mejor situación de bienestar, y los resultados conseguidos.

Fase IV. evaluación

La evaluación del proyecto la realizan los miembros de la organización financiadora de forma simultánea a la fase de ejecución. Para ello, en el transcurso del proyecto, se realizan dos visitas de campo, la primera a los 6 meses y la segunda al año, y en cada una la OCB debe entregar al organismo financiador dos informes completos sobre los logros obtenidos.

Cada uno de ellos contiene información relativa a los aspectos técnicos desarrollados, las capacitaciones llevadas a cabo y el estado financiero.

Metodología de proyectos Almanario

 

 

Almanario Antecedentes y Contexto

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 16 junio, 2011

Índice

 

Origen y antecedentes

La propuesta del enfoque “Almanario” fue diseñada por el Programa de Pequeñas Donaciones – Guatemala con el propósito de facilitar el acceso directo a las comunidades de base organizadas a los proyectos de desarrollo sin necesidad de que interviniese una ONG como intermediaria.

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), del Fondo para el Medioambiente Mundial (FMAM) es ejecutado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), e inició sus acciones globalmente en 1992 como medio para demostrar que pequeñas iniciativas comunitarias para atender problemas ambientales locales, pueden tener impacto beneficioso en los problemas ambientales globales.

El programa en Guatemala nace en 1997 y ubica sus acciones estratégicamente en el suroccidente del país atendiendo a criterios no sólo medioambientales sino también humanos, como la presencia de organizaciones de base comunitaria, el índice de pobreza y pobreza extrema, el índice de exclusión de género y el bajo índice escolaridad en mujeres, entre otros.

De los mismos técnicos del programa en Guatemala nació la iniciativa de crear un marco lógico simplificado para que pudiese ser utilizado por las personas que solicitaban el proyecto. El enfoque empoderador fue el motor de arranque en un inicio y que sigue latente en la actualidad. Por el contrario, la herramienta ha ido cambiando su formato, editándose y actualizándose distintas versiones con formatos, lenguajes y colores adaptados a las necesidades y a las dificultades que iban surgiendo, hasta llegar finalmente al formato actual, el cual se puede consultar en el apartado herramientas de este mismo portal.

Contexto de creación

El enfoque Almanario persigue que los proyectos financiados sirvan, a través de su diseño e implementación, como medio para lograr un proceso de desarrollo basado en el aprendizaje mutuo a través del cual empoderar a las personas que forman parte de las OCB y participan en la consecución del proyecto.

El Almanario se diseña originalmente con la intención de facilitar el acceso directo de las OCB organizadas a los proyectos de desarrollo sin necesidad de mediación por parte de una ONG, y adaptándose a la realidad del caso de aplicación: contexto rural, alto porcentaje de población indígena, bajo nivel de lectoescritura, etc.

En el caso concreto de Guatemala (ver Caso práctico Almanario), la guerra civil que azotó el país en el período 1960-1996 causó un profundo impacto, especialmente entre las personas que habitan las áreas rurales, que vieron coartadas sus libertades básicas. Partiendo de este contexto particular, se crea un enfoque que sirva para, además de diseñar y ejecutar proyectos, visualizar la capacidad de trabajo propia y de autogestión, y fomentar funcionamientos básicos de las personas para su desarrollo, como el de sentirse una mujer respetada y útil.

El enfoque persigue el empoderamiento individual y colectivo basándose en estos tres aspectos principales:

  • La toma de decisiones mediante procesos participativos generados en la propia OCB.
  • La involucración de las mujeres en aspectos clave del proyecto como su participación como dinamizadoras del proceso en la OCB (figura de la promotora),o las visitas de 2-3 días que la OCB ha de realizar a la ciudad en el marco del proyecto.
  • El desempeño de las actividades programadas en el proyecto, llevadas a cabo en solitario (negociación con agentes externos, apertura de cuentas bancarias, contacto directo con la municipalidad, etc.).

Un aspecto importante que impulsó también la creación del Almanario fue la posibilidad de eliminar a las ONG como técnicos intermedios del proceso, puesto que se evidenció que los proyectos propuestos y gestionados por ONG implicaban retrasos (las ONG llevaban más de un proyecto a la vez), mayores costes (gastos administrativos de la ONG), identificación de necesidades poco precisas, y una baja y/o nula apropiación y empoderamiento por parte de las personas copartícipes.

Organismos que lo han aplicado y resultados

El PPD, presente en más de 100 países, lleva a cabo sus acciones como medio para demostrar que pequeñas iniciativas comunitarias para atender problemas ambientales locales, pueden tener impacto beneficioso en los problemas ambientales globales; siendo la sede guatemalteca de este programa la única que ha aplicado de forma sistematizada el enfoque Almanario.

El enfoque ha venido utilizándose por el PPD-Guatemala desde el año 2004. Desde entonces se ha implementado en más de 56 proyectos financiados año tras año en las distintas fases operativas del Programa, siendo éste el enfoque sobre el que se fundamenta la metodología de esta oficina.

 

Almanario ¿En qué consiste?

Categoría: Enfoques
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 16 junio, 2011

Índice

 

El Almanario (su nombre es fruto de la combinación de las palabras “almanaque”, que significa “registro de todos los días del año y sus actividades correspondientes” y “calendario”), es un enfoque empoderador dirigido a personas con pocas capacidades de lectoescritura, que entiende la necesidad de que sean ellas mismas las que soliciten al financiador su propio proyecto de desarrollo, y lo planifiquen e implementen.

El objetivo es facilitar a todo aquel público sin experiencia en la formulación de proyectos de desarrollo (inicialmente pensado para miembros de OCBs con bajo nivel escolar), el acceso a una metodología que incluya diagnóstico, planificación y presupuesto del proyecto, y permita que dichas personas sean quienes formulen y desarrollen su propio proyecto. De esta manera, se busca conseguir resultados de desarrollo tales como: empoderamiento, apropiación, desarrollo de capacidades, fortalecimiento de autoestima y mejoras en las relaciones de género, entre otras.

El enfoque Almanario conlleva implícito una atención especial a las relaciones de género, dirigida a tratar de flexibilizarlas en aquellas sociedades patriarcales en las que el rol de la mujer queda relegado al ámbito doméstico, frente al del hombre que representa la figura de poder en el núcleo familiar y en la esfera pública. Para ello, y atendiendo a esta cuestión de la filosofía Almanario, existen tres requisitos fundamentales para que un proyecto sea aprobado, los cuales son:

  • La persona encargada de representar a la OCB y de recibir la información sobre el proyecto, llamada promotora, ha de ser mujer.
  • La junta directiva debe de ser mixta (50% hombres, 50% mujeres).
  • Se ha de incluir la contratación de una niñera remunerada en los talleres llevados a cabo, pretendiendo de esta manera conseguir una participación efectiva de las mujeres en el taller y visibilizar ante hombres y mujeres la importancia del trabajo reproductivo.

Con estas medidas, se representa el reflejo de la transversalización del enfoque de género como pilar fundamental en el que se asienta la filosofía Almanario.

Desde el punto de vista del diagnóstico, planificación e implementación de los proyectos de desarrollo, el enfoque Almanario incorpora el enfoque participativo, interiorizando y entendiendo la participación como implicación continua de las personas copartícipes. De esta manera, se aboga por un desarrollo definido por los propios protagonistas de los proyectos. En ningún caso los agentes externos definen el proceso de desarrollo, sino que son las propias OCBs quienes deciden cuál es su camino a seguir, y para ello piensan en cuáles son sus dificultades y definen ellas mismas sus aspiraciones, sus propósitos, las actividades más apropiadas para lograrlos y los resultados que esperan

Principios fundamentales

Los principios clave sobre los que se sustenta el enfoque son los que se enumeran a continuación:

  • Participación de la comunidad en todas las etapas del proyecto
  • Autogestión (eliminación del papel del técnico y del paradigma positivista subyacente que representa su conocimiento técnico como orientador de la práctica)
  • Rendición de cuentas como valor a profundizar
  • Aprendizaje como fin en sí mismo
  • “Aprender haciendo”
  • Aprender del otro: Saberes compartidos
  • Aprender mediante capacitaciones prácticas en lenguas nativas y reflexiones sobre modos de vida y recursos naturales (entendimiento del entorno desde la pertinencia cultural)
  • Enfatizar la reflexión sobre la sociedad patriarcal para generar cambios consensuados en las relaciones de género entre hombres y mujeres
  • Contemplar el sesgo surgido por el ofrecimiento de financiación. La comunidad se embarca voluntariamente y busca el apoyo del financiador. Por ello, si existen unas áreas de interés por parte del financiador, la OCB se inclinará generalmente por las líneas temáticas con mayor posibilidad de ser financiadas

Cambio que pretende producir

A través del enfoque Almanario, y mediante la planificación y ejecución del proyecto de desarrollo se pretende conseguir cambios estructurales en el seno interno de la OCB así como cambios en las propias personas que las conforman. Estos cambios son fruto de la aplicación de este enfoque y de su filosofía orientada al desarrollo local y de base.

Los principales cambios que se pretenden producir entre los miembros de la OCB son:

  • Empoderamiento de todos los miembros de la OCB, especialmente de las mujeres, demostrándose a sí mismos/as que son capaces de abordar y desarrollar un proyecto en todas sus fases
  • Flexibilización de las relaciones de género. Ello se puede apreciar a través del desempeño por parte de las mujeres de roles que antes podrían haberle sido vetados, como el rol de representación comunitaria.
  • Apropiación del proyecto por parte de los denominados “beneficiarios”, que bajo este enfoque evolucionan hacia una figura que puede ser denominada como “copartícipes”.
  • Desarrollo de capacidades, tanto a nivel individual como colectivas, a través de la oportunidad de tomar decisiones, participar y llevar a cabo actividades al margen del ente financiador y/o gestor.
  • Fortalecimiento de lazos intracomunitarios, a través de la creación del grupo y el trabajo colectivo como condición indispensable para la consecución del proyecto
  • Aprendizaje colectivo, a través las capacitaciones y de los intercambios entre copartícipes.
  • Potenciación de la autoestima, a través de la cesión a las personas copartícipes de la figura del experto; y de ubicarlas en una situación en la que se les ofrece la oportunidad de llevar a cabo acciones, elegidas por ellas mismas, que pueden cambiar de forma favorable su realidad.

Herramienta Almanario

Categoría: Herramientas
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 16 junio, 2011

Imagen de las dos piezas del Almanario

 

Título: Herramienta Almanario

Tema: Diagnóstico, planificación y presupuesto de proyectos de cooperación al desarrollo, por parte de las propias personas beneficiarias o copartícipes del proyecto, agrupadas en Organizaciones Comunitarias de Base (OCB). El Almanario fomenta que las personas, en el seno de su comunidad, identifiquen y prioricen de forma participativa la problemática en la que pretenden incidir a través del proyecto planteado y las acciones enfocadas a alcanzar un mayor grado de bienestar.

Objetivo: La herramienta pretende facilitar a personas con pocas capacidades de lectoescritura el acceso a una metodología que incluya diagnóstico, planificación y presupuesto del proyecto y que permita que sean las personas de las Organización Comunitaria de Base las que lleven a cabo su propio proyecto, sin necesidad de intervención por parte de ONG externas.

Esta herramienta persigue servir como espacio para que las personas, de forma participativa y con a la ayuda de un facilitador de la propia comunidad capacitada para tal efecto, diagnostiquen la situación socio-ambiental de la comunidad, así como para que planifiquen temporalmente el proyecto.

Materiales: La herramienta es un block de dos piezas de 26 páginas, con unas dimensiones de 56 x 43 cm. La primera se utiliza con el objetivo de diagnosticar la situación socio-ambiental de la comunidad y la segunda, correspondiente a la planificación mensual del proyecto, resulta de la formulación posterior del proyecto.

La herramienta está orientada a las capacidades de lectoescritura de la población local, y por tanto su formato reúne las siguientes características:

  • Tamaño A2 (formato muy grande para rellenar entre todos)
  • Vocabulario sencillo y explícito
  • Letras grandes
  • Pedagogía del color (columnas por colores para relacionar conceptos)
  • Dibujos y viñetas adaptados al contexto local

El tamaño grande de las cartulinas es esencial, por permitir que varias personas puedan al mismo tiempo visualizarlas, ponerse a su alrededor, leer las preguntas, y observar las imágenes (las cuales deben estar adaptadas al contexto de la OCB, como los trajes típicos, los cultivos tradicionales, etc.). Las preguntas han de estar siempre formuladas en plural, ser sencillas y estar adaptadas a personas con baja capacidad de lectoescritura, para facilitar la participación de todos los miembros que formen parte del grupo.

Origen: La herramienta Almanario fue desarrollada por el Programa de las Pequeñas Donaciones Guatemala, oficina que utiliza el Almanario como su metodología de desarrollo y seguimiento de proyectos.

Cómo se hace: En primer lugar la herramienta debe ser adecuada y desarrollada de manera específica para el idioma, características de los beneficiarios, tipo de proyecto y la zona geográfica a implementar la herramienta.

El uso de la herramienta requiere de la capacitación de una mujer (promotora) seleccionada en la OCB y que ha de saber leer y escribir. Ella será quien dinamizará los talleres, donde asistirán todos los miembros de las OCB, que servirán para obtener la información con la que se cumplimentarán los cuadernos. Su función será la de transcribir en el formato del Almanario todo aquello acordado durante los talleres realizados en la comunidad.

El taller se puede dividir en tantos días como sea necesario, siendo la OCB quien, en última instancia, decide cómo llevar a cabo la cumplimentación de los cuadernos.

A continuación se muestra un gráfico con la metodología que se utiliza para implementar la herramienta:

 

Metodología de la Herramienta Almanario

 

A continuación se pueden encontrar ejemplos de diversas páginas de la herramienta Almanario original (la utilizada por el PPD Guatemala):

 

 

 

 

 

Suplemento teórico: Ver enfoque Marco lógico simplificado: Almanario


Caso práctico de utilización: Ver caso práctico Almanario


Consejos de aplicación: La herramienta almanario está íntimamente ligada a la Metodología Almanario y dificilmente puede ser implementada sin implementar también la metodología.

Debe entenderse que la información incluida en este portal referente al enfoque y a la herramienta almanario representan un esfuerzo de sínteses importante de los autores con el fín de sistematizar una metodología que ha resulta muy exitosa en un contexto determinado, el caso del PPD Guatemala, con el fín de que otras organizaciones de desarrollo en distintos países puedan inspirar sus prácticas en metodologías similares e inluso reflexionar sobre la manera de desarrollar proyectos.

Por todo ello la herramienta Almanario no puede tomarse directamente del contexto rural Guatemalteco y replicarla en otra organización y zona geográfica sin un esfuerzo previo amplio que permita la reflexión y el cambio, en la organización interesada, de su forma de implementar los proyectos y sobre todo un esfuerzo profundo para la creación propia de una herramienta similar conteniendo las características específicas de sus tipos de proyectos, población beneficiaria, region, etc.


Victoria Pellicer

Categoría: Investigadores
Comentarios: Sin comentarios
Publicado el: 15 junio, 2011

Formación

Ingeniera Industrial por la UPV y Master en Políticas Procesos de Desarrollo por la UPV.

Experiencia profesional

En el ámbito energético ha trabajado en el laboratorio LEMFI de investigación energética en Paris y en el sector empresarial de energía geotérmica y ahorro energético en España. En el ámbito del desarrollo ha colaborado con el PPD-PNUD Guatemala y actualmente trabaja como técnica de proyectos de Sensibilización en ACNUR.

Especialización

Energia, técnicas energéticas y gestión de proyectos.

página 1 de 2»

Bienvenido , hoy es Jueves, 19 septiembre, 2019